[Programa de fiestas 1995, sense numerar]

Un soniod antiguo y nuevo.

Por F. M. P.

Con más o menos continuidad, desde las páginas de esta publicación se han venido dando a conocer los elementos arquitectónicos o muebles que forman parte de nuestro patrimonio histórico-artístico.

Así se ha publicado artículos, entre otros, sobre la Casa de la Serena, el Castell y su artesonado, el templo parroquial y alguno de los objetos que, además de su uso en el culto y la liturgia, tienen un valor patrimonial.

La presente nota quiere dar noticia de un elemento poco conocido que es, sin embargo, de una gran importancia puesta de relieve en estudios e informes del Dr. Francesc Llop i Bayo y de los investigadores Salvador A. Mollá y Sergi Pastor.

Se trata de una campana que se encontraba sin montar en el campanario de la Iglesia Parroquial de San Bartolomé y que en fecha reciente ha sido puesta en funcionamiento. Es un ejemplar de dimensiones pequeñas (38 centímetros de diámetro y unos 30 kg. de peso), de un característico bronce verde debido a la mayor proporción de cobre de la aleación empleada en la época, (siglo XVI).

Curiosamente la campana no tiene grabada ninguna cruz ni relieve de imagen. Ostenta, en cambio, un escudo mobiliario partido que trae en el primer cuartel tres jarras al tresbolillo y en el segundo una luna invertida. Posiblemente corresponde a D. Jaime Corberá d’Alet (o d’Elet) padre de Doña Margarita Corberá esposa de Miguel Jeroni de Cruilles, V Señor de Alfara. Así lo confirma la inscripción en letra gótica minúscula dice:

«nobili don iacobus corberan delet me fecit any MDXXX/VIII» que nos permite identificar, no al fundidor, sino al sufragador de la realización de la campana y la fecha 1538. Por qué razón el padre de doña Margarita encargó la campana y si ésta fue destinada desde el principio a la antigua Iglesia de Alfara o provenía de otro edificio es algo que, con los datos de que disponemos, no podemos decidir. Sólo podemos adelantar suposiciones.

Todo hace pensar que se trata de una campana de origen no eclesial y so fundamentalmente civil. Posiblemente fue utilizada para dar las horas, pues exteriormente hay trazas de los golpes de martillo del reloj mientras que, en el interior, apenas hay huellas de los golpes del badajo.

Los investigadores citados concluyen sus informes subrayando que la mencionada campana, por su rareza e interés, trasciende el ámbito local y se convierte en una de las más importantes para la época de toda la Comunidad Valenciana.

El Dr. Llop, por su parte, hizo una primera propuesta de restauración (pues el asa exterior estaba aserrada y carecía, por otra parte, de la arandela interior para atar el badajo) a la Consellería de Cultura, Educación y Ciencia y propuso su inclusión en el Inventario de Bienes Culturales de la Comunidad Valenciana.

La iniciativa del Sr. Cura Párroco nos ha permitido disfrutar de la sonoridad alegre y peculiar de la campana más antigua de Alfara del Patriarca. La misma campana que reguló el trabajo y el descanso de nuestros antepasados. Sus duelos y sus alegrías. Una campana que se constituye en monumento, en memorial, de nuestra historia.

F. M. P.

Bibliografia completa F. M. P., «Un sonido antiguao y nuevo» (1995). Programa de festes 1995, sense numerar.
Etiquetes programes de festes, història, patrimoni
Data de publicació Divendres 14 gener de 2022
0 respostes

Deixa una resposta

Vols unir-te a la conversa?
No dubtis a contribuir!

Deixa un comentari

L'adreça electrònica no es publicarà. Els camps necessaris estan marcats amb *