Bibliografia completa Francisco Cabo Casaña, «José Martínez valero, el Tigre de Alfara» (1981). Programa de festes 1981, sense numerar.
Etiquetes programes de festes, esports, boxa
Data de publicació Dilluns 10 de gener de 2022

[Programa de fiestas 1981, sense numerar]

José Martínez Valero, el Tigre de Alfara

Per Francisco Cabo Casaña

Hace usos años, propuse en un pleno del Ayuntamiento que se le dedicara una calle al que fue famoso boxeador Campeón de España y de Europa del peso semi-pesado José Martínez Valero, más conocido por todos como el de “EL TIGRE DE ALFARA”. La propuesta fue rechazada, según me dijeron, por no poder presentar en aquellos momentos un historial completo o datos que acreditaran tal petición. Desde entonces me he dedicado a recopilar datos de este hombre solamente en el terreno de su profesión o sea, escribiendo a periodistas deportivos, locutores de radio, buscando periódicos y recortes de la época del boxeador.

Conozcamos esta pequeña historia. Por circunstancias en las que no quiero profundizar, de la vida de aquel matrimonio, donde reinaba según indicios la pobreza. Nace en Valencia, en el mismo Hospital Provincial, el día 20 de Febrero de 1911, José Martínez Valero. Al morir su madre, éste es recogido por una señora de Alfara que le cría con su pecho y crece junto a todos los niños de la barriada con la misma pobreza con que había venido al mundo. Esta señora de la cual sólo sé su nombre, Dolores, era viuda y Martínez la reconoció siempre como a su verdadera madre.

Cuando tenía sólo 17 años, se presentó en Valencia casi sin conocer el boxeo como relata un amigo suyo, Tomàs Beltran Fenollosa, en una entrevista realizada por el periódico “Deportes” (11 de Febrero de 1974). «Yo no tenía afición más que al fútbol y algún que otro deporte menos al boxeo, pero ocurrió que, un día organicé una carrera ciclista Alfara-Liria-Alfara, y en el transcurso de la misma, vi un anuncio en el que pedían un boxeador para la pelea de la Plaza de Toros que entonces llamaban “El Cinturón Valenciano”. Me acordé de Martínez, un chico huérfano que vivía en Alfara y decidí ayudarle. Me presenté en la Plaza de Toros y di su nombre. Le eligieron y yo le prometí que si vencía volveríamos a Alfara en taxi y así lo hicimos, pues consiguió derrotar a Corrales por puntos».

Así comenzó la carrera deportiva de Martínez en 1928. Con 17 años de edad conseguía el Campeonato Regional; dos años después, durante la semana fallera de 1930, conseguía el título Nacional al derrotar al vasco Gabiola. Se casó en 1932 con una madrileña llamada Elvira, entrenándole entonces Nicolás Calvo. En 1933 intentó alcanzar el titulo Europeo entrenándose con el alemán Pistulla. Lo intentó de nuevo ante otro alemán Heusser, y por fin lo consiguió en el combate que le enfrentó al belga Stayer en Barcelona, en 1934.

En 1936, en plena guerra civil, marchó a Francia a boxear, peleó en el país galo y por otros países donde alcanzó grandes éxitos después que perdiera el título ante el francés Marcel Thil que tanta tinta hizo gastar sobre la actuación del árbitro. Marchó a la Argentina donde hizo tres combates nulos con el ex-campeón del Mundo Charlo Fonda, retirándose de boxeador, montando un gimnasio donde se dedicó a preparar púgiles, de algunos de los cuales era manager. Entre sus alumnos mas destacados sobresalen, Rafa el Valentino, campeón del peso medio de Argentina en 1952; Tino Yani que resultó campeón olímpico de su categoría en la Olimpiada de Londres, así como de Cuevas y Chavéz.

No sería completa su historia si no recalcáramos la importancia que tuvo en la prensa española y extranjera el nombre de Martínez de Alfara, por eso he entresacado de las mismas lo más interesante. «Con fecha del 10 de Enero de 1933, desde Madrid, decía la revista “BOXEO”: Martínez de Alfara, liquidó al negro cubano Pastor Milanés por K. O. técnico en el sexto round, después de haberle puesto de rodillas cinco veces, cuatro por la cuenta de nueve».

El 24 de Enero de 1933, en la revista semanal de Barcelona “BOXEO” en un artículo titulado Notas Cortas, se decía: «Para la competición europea, han presentado su inscripción Martínez de Alfara, Anderson, Argote, Jak Etienne, etc. Los dos primeros tienen más probabilidades de ser elegidos para disputar el campeonato europeo y de ser así, éste sería disputado en Valencia el 18 de Marzo». El mismo periódico publicaba, «Logan desafía a Alfara y si pierde se retira del boxeo». Desde Valencia este mismo periódico decía, «Martínez de Alfara, ha sido requerido por Jeff Dikson para pegarse en París con Abel Argote, campeón francés de los semi-pesados, el día 25». En fecha del 25 de Febrero del mismo año, un crítico alemán en la revista “Box Boche”, decía, «En la lista de los mejores boxeadores de Europa, Martínez de Alfara ocupa el quinto lugar detrás de Heuser; Peterson; Philips y Anderson». Después una de las críticas más duras que se le hicieran a Martínez desde Alemania y que sirvieron para catapultar a nuestro boxeador estas fueron las palabras que se escribieron respecto a Martínez y el alemán Heuser: «Heuser, la sensación de Alemania, el púgil que más amplios horizontes tenía abiertos, según las críticas americanas, acaba de ser batido rotundamente por un gato viejo del ring, por un maestro del círculo encantado, por un virtuoso de las doce cuerdas mágicas presididas por la “Luz de Calcio”. Heúser tendió sus pies, en un desbordamiento de sus puños poderosos, al Tigre de Alfara, Rosemblón, como el valenciano, cabaretero empedernido le ha vengado. Pero es que, del hebreo nacido en Nueva York, al cristiano nacido en Valencia media un abismo de técnica. Rosemblón “nació” boxeador y se pulimentó a través de múltiples combates durísimos. Martínez de Alfara, digámoslo sin embozos, es un producto de club, de empresas y por tanto de intereses. Tal vez, sin estas seguridades de ser un boxeador invencible EL TIGRE DE ALFARA, sin tan feroz remoquete, sería hoy lo que han querido que sea sus idólatras primero y sus explotadores después, un gran boxeador de gran clase internacional. Martínez de Alfara es pugilísticamente muy de Alfara, muy valenciano».

Y nosotros quisiéramos admirarle muy internacional y muy mundial. Y esto, nadie lo puede conseguir más que su nuevo manager, el señor Tomás, si lo ata a la cuerda corta. ¡Y cómo lo ató su manager!. A partir de entonces Martínez de Alfara ya no era llamado por su apellido, su nombre de guerra era el de ¡”El TIGRE DE ALFARA”!

Con fecha del 25 de Mayo de 1933, esta era la crónica que escribía el corresponsal de la revista alemana “BOX BOCHE”: «¡¡Enhorabuena, Martínez!!», después describía el combate; «Tercer combate para el título de España entre Martínez de Alfara y Morales. Al subir al ring el valenciano, es recibido con una gran pita; arbitra Piñeiro y Cortijo y Marzal de jueces. Desde el primer momento los dos boxeadores se buscan afanosamente, siendo de tanteo el primer asalto. El TIGRE nos demuestra su gran progreso pugilístico, imponiéndose de una manera clara y colocando sus golpes con precisión. EL TIGRE DE ALFARA coloca su derecha con tanta fuerza que hace tambalear a Morales; éste, tapado, recibe el castigo, siendo alcanzado en la cara. Desde el rincón del cuadrilátero le grita su manager: ¡¡Martínez, demuestra tu bravura, ahí está toda tu Alfara!! Como un tigre enfurecido, se lanza contra Morales buscando el K. O. y Morales rueda por la lona alcanzado con un golpe al estómago y un upercut de derecha al mentón. El señor Piñeiro con gran acierto paró el combate viendo el estado de inconsciencia de Morales, declarando vencedor a Martínez por inferioridad manifiesta. El público puesto en pie aclamó a su ídolo, que de manera aplastante hacía su rentreé dispuesto a reconquistar sus perdidos fueros. Unos entusiastas de Alfara y pueblos cercanos pasearon a Martínez a hombros por la Plaza entre las aclamaciones del público».

Siguiendo su virtiginosa carrera ascendente, con fecha del 29 de Junio de 1933, se escribía este reportaje en un deportivo catalán con motivo de celebrarse en la ciudad condal el combate entre Martínez de Alfara y el cubano Tony Hevia. “Tony Hevia en su debut en nuestros rings, deseaba demostrar su clase y encontrar un púgil de primera categoría. No se puede quejar el cubano; el valenciano Martínez de Alfara, es un verdadero tigre, de los que no dan un paso atrás, fajándose de campana a campana, y siendo así, nos prometemos asistir a una gran pelea y a un combate ético, porque para ambos, tiene gran trascendencia la decisión. Para Martínez, porque el resultado de esta pelea depende el que por tercera vez se determine a dar el salto al título continental. Paja Hevia, porque de no hacer un brillante papel debería pensar en el regreso a su patria». He rebuscado en el archivo de mi amigo Marco y no he podido encontrar la reseña de este combate, pero sé que fue un verdadero acontecimiento, de ahí el que, al siguiente año, o sea en 1934, y en la misma Barcelona, conquistara el campeonato europeo compitiendo con el belga Stayer venciéndole a los puntos.

Un año después, en París, por una decisión desacertada del árbitro del combate, Martínez era desposeído del título europeo por el galo Marcel Thil, convirténdose después de esta pelea en el ídolo de Francia.

Ésta es, en síntesis, la historia que conocemos de este boxeador. Creo que a muchos os habrá gustado, a los más viejos por haberles recordado aquellos años en los cuales tanto hombres como mujeres se desplazaban a la Plaza de Toros para verle boxear, y a los más jóvenes por conocer la historia de un muchacho huérfano criado en Alfara que llegó a conquistar el campeonato de España y Europa y que llevó siempre unido a su apellido el nombre de nuestro pueblo; sólo por este motivo, creo que merecería estar inscrito su nombre en un azulejo de una de las calles de Alfara.

Bibliografia completa Francisco Cabo Casaña, «José Martínez valero, el Tigre de Alfara» (1981). Programa de festes 1981, sense numerar.
Etiquetes programes de festes, esports, boxa
Data de publicació Dilluns 10 de gener de 2022
0 respostes

Deixa una resposta

Vols unir-te a la conversa?
No dubtis a contribuir!

Deixa un comentari

L'adreça electrònica no es publicarà.