Els més importants diccionaris geogràfics produïts els segles XVIII, XIX i XX s’han fet càrrec de descriure Alfara. Es tracta del Atlante español ó Descripción general Geográfica, Cronológica, é Histórica de España de Bernardo Espinalt (1778); les Observaciones sobre la historia natural, geografia, agricultura, poblacion y frutos del Reyno de Valencia (1797) d’Antoni Josep Cavanilles i Palop; el Diccionario geográfico-estadístico-histórico de España y sus posesiones de Ultramar (1845) de Pascual Madoz Ibáñez, i la Geografía del Reino de Valencia (1920) dirigida per Francesc Carreras i Candi i escrita, en el capítol sobre València, per Josep Martínez Aloy amb la col·laboració de Carles Sarthou Carreres (i altres autors per a temàtiques específiques).

Des de la següent graella, fent clic sobre el títol podeu accedir a l’obra completa en Internet, i amb els botons de la dreta entreu a les mencions concretes a Alfara en format PDF:

Bernardo Espinalt, Atlante español ó Descripción general Geográfica, Cronológica, é Histórica de España. Tomo X. Madrid: imprenta de Hilario Santos Alonso, 1786.
Antonio- Josef Cavanilles, Observaciones sobre la historia natural, geografia, agricultura, poblacion y frutos del Reyno de Valencia. Madrid: Imprenta Real, 1795-1797.
Pascual Madoz, Diccionario geográfico-estadístico -histórico de España y sus posesiones de Ultramar. Madrid: Est. Literario-Tipográfico de P. Madoz y L. Sagasti, 1845-1850.
Josep Martínez Aloy, Provincia de Valencia. Tomo II de la Geografía general del Reino de Valencia, dir. per Francisco Carreras Candi. Madrid: Alberto Martín ed., 1920-1927.

El fet que siguen textos fonamentals no significa que el seu accés siga fàcil: els tres primers volums es poden consultar en la Web, no sense dificultats en la recerca, i el de Martínez Aloy cal rastrejar-lo en alguns pocs arxius i biblioteques. Pensem que és interessant facilitar l’accés a estos importants relats, que mostren uns pobles desconeguts i en procés de modernització. La distància cronològica en els textos (1778, 1790, 1845 i 1920) faciliten a més un sub-relat de l’evolució social o econòmica viscuda als nostres termes. És una informació interessantíssima i preciosa plena de sorpreses i detalls.

Hem inclòs les portades dels quatre volums i les dos imatges que portava el capítol de Martínez Aloy.

Cal dir també que les obres de Cavanilles i Martínez Aloy inclouen molta més informació sobre el context geogràfic o econòmic d’Alfara, però rastrejar i organitzar les mencions al nostre poble excedia l’objecte d’esta publicació.

A continuació podeu llegir també tots el textos sobre Alfara de les quatre obres.

Bernardo Espinalt, Atlante español ó Descripción general Geográfica, Cronológica, é Histórica de España, por Reynos, y Provincias

Bernardo Espinalt, Atlante español ó Descripción general Geográfica, Cronológica, é Histórica de España, por Reynos, y Provincias: De sus ciudades, Villas, y Lugares más famosos: de su Población, Rios, Montes, &c. Adornado de estampas finas, que demuestran las Vistas perspectivas de todas las Ciudades: Trages propios de que usa cada Reyno, y Blasones que les son peculiares. Tomo VIII. Madrid: imprenta de Hilario Santos Alonso, 1786, pp. 203-206.
http://bdh.bne.es/bnesearch/detalle/bdh0000001375

LUGAR DE ALFARÁ DEL PATRIARCA

En la orilla occidental de la acequia de Moncada en una deliciosa llanura está situado el Lugar de Alfará llamado del Patriarca, para distinguirlo de otros que hay del mismo nombre : se halla á los diez y seis grados y veinte y ocho minutos de longitud , y treinta y nueve grados y treinta y cinco minutos de latitud, habitado de ciento y sesenta vecinos en una Iglesia Parroquial con un Cura Parroco. Hay en este Lugar un Convento de Franciscos Observantes con titulo de San Diego. Su termino es fertil de todos frutos como lo demás de la huerta de Valencia , particularmente en fruta de todas calidades. Los Moros fueron los fundadores de este Lugar , que en la conquista cupo á un Caballero de la familia de Cruillas , á quien lo compró el Patriarca Don Juan de Rivera, desde cuyo tiempo lo posee el Real Colegio de Corpus Christi , que fundo en la Ciudad de Valencia, y desde entonces se llama del Patriarca. A una legua de este Lugar, en la orilla del Mediterrano está el de Alboraya con cien vecinos , una Parroquia , y un Cura Parroco : es pueblo muy antiguo, y aunque no consta la epoca de su fundacion , se sabe que los Moros lo destruyeron , y que en el repartimiento de la conquista cupo á Don Vidal de Canellas, Obispo de Huesca , y que despues lo compró Doña Teresa Gil de Vidaure , madre de Don Jayme Xerica : el primero lo mandó poblar de Christianos , y la segunda amplificar ; pero hoy goza la prerrogativa de ser realengo: su termino produce los mismos frutos que el de Alfará.

A media legua del Lugar del Alfará está el de Benifarrache con ochenta vecinos en una Iglesia Parroquial : coge los mismos frutos que el antecedente. Su fundador fue un Moro muy valido del Cid, de cuyas rentas fe administrador , que en tiempo del Rey Moro Hiaya , habia sido Alguacil mayor de Valencia , y por ser muy poderoso le hizo el Cid su mayordomo , en cuyo tiempo pobló este Lugar llamandole de su nombre el año de 1096 , hoy lo posee su Señor temporal el Marqués de Mirasol.

Antoni Josep Cavanilles, Observaciones sobre la historia natural, geografia, agricultura, poblacion y frutos del Reyno de Valencia (volumen 1)

Antonio- Josef Cavanilles, Observaciones sobre la historia natural, geografía, agricultura, población y frutos del Reyno de Valencia. Vol. I. Madrid: Imprenta Real, 1795-1797, pp. 146-147.
http://bdh-rd.bne.es/viewer.vm?id=0000129705

64. Por la izquierda del rio [Turia] siguen hácia todas partes llanuras no ménos fértiles que bien aprovechadas. Un quarto de legua al norueste de Campanár se halla Beniferri, pueblo de 50 vecinos [per “veïns” es refereix a unitats familiars, per la qual cosa cal multiplicar la xifra per 4 ó 5], ocupados en cultivar su hermosa huerta. Atravesando despues las acequias de Tormos y Moncada, se ve la izquierda de esta última sembrada de lugares, muchos de ellos considerables por su vecindario y riqueza: estos son Benimámet, Burjasót, Godella, Rocafort, Masarrojos, Moncada y Alfara del Patriarca. Extiéndense su términos por la parte occidental formando lomas y cerros incapaces de riego por su mucha altura, pero por la oriental son todo huertas plantadas de moreras, y sembradas de producciones utilísimas. En el secano hay dilatados viñedos, muchos olivos, y un número prodigioso de algarrobos, que se pueden reputar nativos, vista la facilidad con que se reproducen y crecen. Todas aquellas lomas son de piedra caliza que se beneficia, y rinde á dichos pueblos sumas muy considerables por el grande y continuo consumo que de ella se hace en la capital. De allí recibe esta los sillares y la cal, cuyo tráfico ocupa gran número de carros y vecinos. Allí se fabrica también la mayor porcion de ladrillo y teja que se emplea en los edificios de Valencia y pueblos mas cercanos, aprovechando de este modo la excelente arcilla y la leña de aquel recinto. Juntos los términos de todos los pueblos expresados, componen un espacio que apénas tendrá legua y media de nordeste á sudueste, el qual por el sudueste confina con el término de Paterna, y sigue por el nordeste hasta el barranco de Carraixét. Viven en dichos pueblos 1600 vecinos, repartidos de este modo: 280 en Benimámet, 320 en Burjasót, 200 en Godella, 57 en Rocafort, 43 en Masarrojos, 500 en Moncada [i per tant més de 2000 habitants cap a 1790], y 170 en Alfara. Sus frutos se regulan en 5400 cahices de trigo, 1850 de maiz, 2300 arrobas de aceyte, 28[000] de algarrobas, 9700 de cáñamo, 14[000] cántaros de vino, 15[000] libras de seda, 12[000] docenas de melones, mucha fruta, legumbres y hortaliza.

Pasqual Madoz, Diccionario geográfico-estadístico-histórico de España y sus posesiones de Ultramar

Pascual Madoz, Diccionario geográfico-estadístico -histórico de Alicante, Castellón y Valencia. Madrid : Est. Literario-Tipográfico de P. Madoz y L. Sagasti: 1845-1850, p. 535.
https://catalog.hathitrust.org/Record/009349747

ALFARA DEL PATRIARCA; l. con ayunt. en la prov., aud. terr., c.g. adm. de rent. y dióc. de Valencia (1 leg.), part. jud. de Moncada (5 minutos): SIT. en una llanura, donde le combaten principalmente los vientos de E. y O., su CLIMA es templado y bastante sano, no conociéndose otras enfermedades comunes que algunas calenturas inflamatorias. Tiene 165 CASAS de mediana fáb., la de ayunt., carniceria, una escuela de primeras letras dotada con 1,300 rs, á la cual asisten 30 niños, y otra frecuentada por 40 niñas, cuya maestra percibe 1,100 rs. pagados, igualmente que la dotacion anterior, por el fondo de propios. Hay una igl. parr. dedicada á San Bartolomé Apóstol, servida por un cura párroco, cuyo destino se provee por el diocesano en concurso general. Antes de la esclaustracion habia un conv. de frailes observantes de San Francisco, cuya igl., bajo la advocacion de San Diego, permanece cerrada; el todo del edificio nada ofrece de particular, si se esceptua el parage en que se halla, que es una hermosa llanura al estremo de la huerta de Valencia. Para surtido de los vec. hay varios pozos de aguas saludables dentro y fuera de la pobl. Confina el TÉRM. por N. y O. con el de Moncada (5 minutos), por E., mediando el barranco de Carraiget, con el de Vinalesa (1/3 de hora), y por S. con el de Carpesa (3/4), y con el de Benifaraig (1/2 hora). Dentro del mismo hay 4 alq. y 5 barracas diseminadas en diversos puntos, en las cuales habitan varios labradores con todos los aperos y útiles propios de la agricultura. El TERRENO es completamente llano, muy fértil y bastante productivo; abraza 322 cahizadas, de las cuales se cultivan 272, permaneciendo baldias las restantes por ser de secano: las destinadas á labor se riegan con las aguas de la acequia llamada de Moncada, que atraviesa por la der. del pueblo y se dirije por el E. hácia Vinalesa; en todas ellas se crian olivos, algarrobos, árboles frutales y otras prod. que dan al pais una vista agradable y deliciosa. Ademas de los CAMINOS locales hay uno llamado del Barranco, porque pasa por este y térm. de Toyos, va á Rafel-Buñol, y por Tabernes-blanques llega á Valencia; á cuya cap. tambien puede irse por el camino de Moncada. El CORREO se recibe de la adm. de dicha c.: PROD.: trigo, maiz, aceite, algarrobas, judias, habas, legumbres, hortaliza, algunas frutas, y muchos y exquisitos melones: las labores del campo se hacen con yuntas de mulas y caballos: IND.: hay fábricas de teja y ladrillo, en las cuales y en la arrieria se ocupan y sostienen de 50 á 60 familias; y un molino harinero: COMERCIO: el de esportacion de los prod. de dichas fáb. para Valencia, y de algunos frutos sobrantes para diferentes puntos inmediatos, é importacion de géneros coloniales y ultramarinos con los demas de que carece el pais: POBL.: 167 vec.: 726 alm.: CAP. PROD.: 1.137,236 rs. 22 mrs. IMP.: 42,871: CONTR.: 16,902 rs. 30 mrs. Antiguamente este pueblo se llamaba Alfará de la Huerta, pero habiéndolo comprado despues de la conquista á la familia de Cruillas el venerable patriarca Juan de Rivera, adquirió el nombre que conserva en la actualidad; y antes de la estincion de los señ. correspondia al colegio del Corpus Cristi, ó del Patriarca de Valencia. En el último tercio del año 1834, Cabrera sorprendió é hizo prisionero un destacamento que se hallaba oyendo misa en la igl. parr. de este pueblo. El Serrador entregó á las llamas todas sus mieses y árboles en julio de 1836.

Martínez Aloy, Geografía del Reino de Valencia. Provincia de Valencia.

Josep Martínez Aloy, Provincia de Valencia. Tomo II de la Geografía general del Reino de Valencia, dir. per Francisco Carreras Candi. Madrid: Alberto Martín ed., 1920-1927, pp. 918-921.

Alfara del Patriarca

Lugar de 1,575 habitantes y 361 casas, situado en una llanura á 5’5 kilómetros N. de Valencia, á la derecha del barranco de Carraixet, junto á la margen izquierda de la acequia de Montcada y contiguo á la villa de este nombre, de la que sólo le separa, por el E., la línea de Bétera de la Compañía de Tranvías y Ferrocarriles. Esta vía férrea y el camino provincial de Valencia á Montcada son los medios de comunicación que tiene Alfara con nuestra ciudad. Disfruta de alumbrado eléctrico y se surte de agua de saludables pozos. Las dos escuelas nacionales, una para cada sexo, están instaladas en buenos edificios. Si no fuera obstáculo las tradicionales malquerencias de vecindad, ya se hubieran unido en un solo municipio Montcada y Alfara, vigorizando de esta manera la acción comunal para formar una pequeña urbe con dos pueblos que caminan, pegados el uno al otro, por senderos de progreso, sin darse el brazo.

Historia.- Una alquería denominada por los árabes Alfara ó Alhara, compuesta de dos casas, con sus heredades independientes, fué objeto de dos donaciones hechas por Don Jaime, en 1238 y 1249, á los Jurados y Concejo de Daaroca y á Jimén Pérez de Tarazona, que fué uno de los nobles más favorecidos por aquel monarca. El uno y los otros se deshicieron pronto de sus respectivas fincas, que aparecieron luego designadas con los linajes de sus nuevos propietarios: Alfara d’en Losa y Alfara d’en Sadorni. Levantáronse nuevos edificios y formose por fin un caserío que compró el reputado jurisperito valenciano Guillén Jafer[1], antes de 1341[2], y en 1388[3] lo vendió, á su

vez, á don Boninfacio Ferrer, hermano de San Vicente, que en 1394 obtuvo de Don Juan I la creación del señorío jurisdiccional de Alfara, por constar, entre otras razones, de más de quince casas. Pero don Bonifacio, resuelto á vestir la cogulla, lo vendió en 1396 al noble Bartolomé Cruilles por doble precio del que le había costado, ocho años antes, la mera propiedad territorial del caserío. Después de radicar dos siglos en la misma familia, desposeyose del lugar, en 1595, Cosme Matías Cruilles, por

precio de 10,700 libras, que le pagó el patriarca Juan de Rivera[4], para cederlo más tarde, en 1601, al Real Colegio de Corpus Christi de Valencia, cuyos rectores han venido ejerciendo la jurisdicción señorial de Alfara hasta la extinción de estos derechos en 1819. Don Ramón Cabrera, caudillo de las fuerzas del pretendiente Carlos V, sorprendió é hizo prisionero, en el último tercio del año 1834, un destacamento de las tropas cristianas que estaba oyendo misa en la iglesia parroquial de este pueblo, y dos años más tarde, el Serrador, al frente también de una partida carlista, incendió las mieses del término[5]. Como no es este lugar el único de su nombre en la Península, ha necesitado apellidarse indistintamente Alfara “de la Huerta” por su situación, “de los Ladrilleros” por su industria, y “de Cruilles” y “del Patriarca” por sus señores.

Alfara del Patriarca.- Casa señorial. Clisé del Barón de San Petrillo.

Edificios.- El de más antiguo origen es la casa de la Señoría, situada en la plaza de la Constitución. Es posible que el primitivo castillo fuera edificado por micer Guillem Jafer, y aun por alguno de los anteriores dueños; pero los vestigios más remotos que hoy se conservan en el actual caserón denuncian el dominio señorial de los Cruilles: blasonada clave de piedra correspondiente á la bóveda de una de las cámaras, y un azulejo gótico que ostenta asimismo las armas de aquella ilustre familia[6]. La tradición señala un departamento del piso principal de este edificio como consagrado con la presencia de San Vicente Ferrer, cuando su hermano Bonifacio era señor de Alfara, con anterioridad á los Cruilles. Nada más lógico que el santo visitara esta mansión, pero á la verdad no se ha encontrado resto alguno de aquella época, rememorada por un altar relativamente moderno, con imagen del apóstol valenciano, en un oratorio cuyo techo es de madera policromada. El dominio del Colegio del Patriarca es el que aparece más ontensible, sobre todo en la fachada, que, salvo algunos ajimeces lobulados, ofrece todo el aspecto de un caserón del siglo XVII. Hoy pertenece á la propiedad particular de un afamado médico valenciano, á quien hay que agradecer conserve en pie tan interesante construcción.

La iglesia parroquial, dedicada á San Bartolomé, patrono del pueblo, cuya fiesta se celebra en 24 de Agosto, tiene categoría de curato de entrada. Margarita, mujer de Guillem Jafer, erigió en 1341 la primitiva iglesia, junto al palacio señorial, en la que instituyó una capellanía; los Cruilles consiguieron permiso en 1546 para poner pila bautismal, y gracias á las súplicas del Real Colegio de Corpus Christi se consiguió el reservado en 1642. Derribose este templo, que era muy pequeño, á principios del siglo XVIII, y en su mismo solar se levantó el actual, cuya edificación tuvo término en 1732. La población, entre tanto, había crecido mucho, entre otras causas por el desarrollo de la industria ladrillera, y solicitaba gozar de un servicio parroquial independiente; pero como el logro de este deseo había de mermar la jurisdicción espiritual del curato de Montcada, perteneciente á los caballeros de Montesa, puso dificultades esta Orden con tanto tesón que Alfara no gozó cura propio hasta el año 1818, en que ya no existían los señoríos[7].

Aparte de los edificios públicos, hay en esta población buenas casas de propiedad particular, entre las cuales aventaja la construida recientemente, junto a la señorial, por el arquitecto Gómez Davó, que por fuera y por dentro se somete al estilo propio de una rica mansión valenciana del siglo XVI. Aunque no somos partidarios de estos arcaísmos, justo es reconocer la pericia del romántico constructor.

Término.- El término de Alfara tiene una extensión superficial de 1,800 hanegadas, equivalentes á 149 hectáreas, de tierra huerta en su mayor parte, que riega de la acequia real de Montcada, y el resto secano. Limita por E. con los términos de Foyos y de Vinalesa, barranco de Carraixet en medio; por S. con el de Valencia (Benifaraig y Carpesa), y por O. y N. con el de la villa de Montcada. La huerta produce principalmente patatas, cebollas, trigo, maíz y alubias; y el secano algarrobas y aceite.

Los ladrillales y tejares que sirven para moldear, desecar y cocer la abundante arcilla que suministran las tierras de estos contornos, constituyen una industria muy importante[8], derivada tal vez del primitivo alfar, que debió de ser origen de la población. También es digna de mencionarse la fábrica de cerillas instalada en el exconvento de San Diego, que fué construido por los frailes observantes de San Francisco, en 1595, y se mantiene en pie, con su iglesia y campanario, aunque cien veces ha sido acariciado por las llamas en repetidos incendios. Compitieron las cerillas “El Globo” con las mejores del N. de España, y se extendió su manufactura á la confección de las cajas é impresión litográfica de sus forros, ofreciendo constantemente nuevas mejoras y premios económicos; pero estableciose el monopolio y hubo necesidad de reprimir toda iniciativa que pusiera aquellos productos en condiciones de aventajar los de otros asociados. Esta fábrica, que ha rendido fabulosas ganancias y proporciona al vecindario muchos jornales, devengados en su mayor parte por mujeres, pertenece hoy al Estado.

[1] Tarín y Juaneda: Burjasot y Alfara, artículo publicado en el Almanaque de “Las Provincias” para 1897, pág. 157.

[2] Sanchis Sivera: Nomenclátor (en publicación).

[3] Ximeno: Escritores del reyno de Valencia, t. I, pág. 16.

[4] Barón de San Petrillo: Cosas Añejas, págs. 83 á 86 (Valencia, 1919).

[5] Madoz: Diccionario, I, 535.

[6] Barón de San Petrillo: Cosas Añejas, pág. 83 (Valencia, 1919).

[7] Sanchis Sivera: Nomenclátor (en publicación).

[8] Para apreciar la importancia de la industria ladrillera de Alfara del Patriarca, bastará saber que la Compañía de Tranvías y Ferrocarriles transporta á Valencia cada año, por término medio, ocho millones de ladrillos, que pesan catorce mil toneladas, y aparte de eso, el camino de Montcada se halla todos los días transitado por un rosario de carros que conducen el mismo género.

Títol Alfara en quatre diccionaris geogràfics (1778, 1795, 1845 i 1920)
Data de publicació Dimarts 15 de juny de 2021
0 respostes

Deixa una resposta

Vols unir-te a la conversa?
No dubtis a contribuir!

Deixa un comentari

L'adreça electrònica no es publicarà.