Bibliografia completa Desamparados Navarro Hernández, «Recuerdos» (1985). Programa de festes 1985, pàgina 38.
Etiquetes programes de festes, història, etnologia, patrimoni
Data de publicació Dimarts 11 de gener de 2022

[Programa de fiestas 1985, pàgina 38]

Recuerdos

Por M.ª Desamparados Navarro Hernández

Con motivo del XXV aniversario de la canonización de San Juan de Ribera, los recuerdos de mis años vividos en Alfara vienen a mi memoria, y pienso lo felices que fueron sobre todo en la época que vivían los abuelos, y convivíamos todos: abuelos, hijos y nietos a la sombra y cobijo del patriarca de la familia, nuestro abuelo Vicente, Hijo de Alfara, mente privilegiada, llegando a ser una personalidad en la medianía valenciana, que profesaba un gran cariño por su Alfara natal.

¿Me han preguntado cómo llegó la casa del Patriarca a nuestra familia? El hecho es el siguiente: cuando la desamortización de Mendizábal, el Colegio del Patriarca vendió las propiedades, comprando ésta, con todos los terrenos colindantes un tío abuelo, llamado Manuel Berga. A su muerte lo heredan sus hijos, pasando luego al fallecimiento de éstos, a nuestro abuelo Vicente.

En el año 1918 se construyó la casa colindante al Castell hoy Ayuntamiento, obra realizada por el arquitecto Gómez Davó y el constructor de Alfara Sr. Carsi. Fue habitada en Septiembre del año 18.

Para algunos esta casa les parece una mansión, pero no era tal ya que fue deseo y gusto de los abuelos, reunir allí a toda su familia.

Cuando era pequeña se me antojaba una casa muy grande, con sus tres plantas y la torre que tanto nos gustaba subir y mirar el paisaje que se ofrecía a través de sus ventajas.

Mis recuerdos quedan algo borrosos, otros no; el pedrisco que dejó cubierto de blanco a todo el pueblo, las gentes corrían asustadas, en nuestro gallinero murieron todas las aves y para la agricultura local sus pérdidas fueron cuantiosas.

A mano izquierda de la entrada, chapada con azulejos de los llamados del Patriarca decorada con cerámicas y los sillones de reposo, había una sala a la que se llegaba por tres peldaños, era cuadrangular también chapada con azulejos con bonitos y confortables muebles de médula, un piano, cuadros por las paredes y una reja en cuyo alféizar nos agolpábamos los primos para ver los sucesos de la plaza. Allí pasábamos horas mirando los bautizos, las bodas y sobre todo los entierros con el sonsonete de los monaguillos en los cantos Miserere. Las familias acomodadas llevaban en su entierro a los seminaristas del convento de la Magdalena de Masamagrell, era todo un espectáculo. Ésta fue nuestra televisión de los años treinta.

A la derecha de la entrada habían dos puertas, una conducía al despacho del abuelo con muebles estilo imperio, la otra puerta llevaba a un antecomedor revestido de azulejos estilo árabe, comunicando con el hoy desaparecido comedor, copia del que existe en la casa del Greco en Toledo; con amplia chimenea con bancos de cerámica a ambos lados y adornada con jarras y búcaros de cerámica antigua, las paredes formando grupos de rombos también habían platos de cerámica Manises y de Alcora.

La casa era diariamente punto de reunión de parientes y amigos jugaban la partida de chamelo o dominó, Dn. Francisco Muñoz, párroco, Don Bartolomé Caballer, vicario, tío José Alañiz, tío Carlos Guatavino siempre dicharachero y gracioso. En otro grupo el Dr. Trenco, los tíos Vicente, Jerónimo y Enrique Alcañiz junto a mi padre y tío Nicasio Benlloch con su buen decir, comentaban varios temas pero el favorito de tío Nicasio como buen aficionado eran los toros.

Tío Jerónimo Alcañiz, cuñado del abuelo, se unía todos los días a la tertulia llegándose desde su molino ya convertido en prestigiosa fábrica de harinas montando su inseparable burra como si fuera un brioso corcel.

Huésped ilustre de la casa, fue Fray Luis Amigó, Obispo de Segorbe, hoy en proceso de beatificación.

Durante los años de la guerra civil la casa fue requisada, y por lo tanto estuvimos ausentes de ella.

El 24 de Octubre de 1939 falleció el abuelo, entonces la casa se le adjudicó a mi padre, y en el año 40, después de la restauración volvíamos a ella.

En la reforma de la casa se derriba la tapia que separaba el jardín con el huerto del Castell; se construye un frontón y una pista de tenis. Se plantaron nuevos árboles, gran variedad de flores especialmente rosas favoritas de mis padres. Permanecieron los granados y los membrillos haciendo estos las delicias de la chiquillería del pueblo “quem volem un codoñ”.

En esta época ya no se jugaba al chamelo, pero mi padre buen conversador, tenía la virtud de saber escuchar, y la gente continuaba viniendo, bien de visita o a pedir un consejo médico.

Algunas veces se reunían varios amigos de mis padres. Recuerdo gratamente al matrimonio Ramón Llin Bigné con las interpretaciones pianísticas de Don Emilio. Los dúos de zarzuela del matrimonio Urbano-Casaña, a los Gómez-Pantoja, a las interesantes charlas de Don Pedro Tortajada, el maestro de Alfara, la palabra culta y erudita de don Manuel Palau, a Don Ricardo Valero, etc.

Cuando llegaban las fiestas venían a celebrar la misa mayor los sacerdotes hijos del pueblo entre ellos recuerdo a Don José M.ª Serra, amigo de la infancia, pasando alguna tarde en casa con mis padres.

Las fiestas eran esperadas con gran ilusión. Consistían en misa cantada con sermón a cargo de un prestigioso orador, por las tardes pelota en la calle mayor y al anochecer la procesión por las calles del pueblo.

Con el tiempo se habían ido mis amigas a pasar el verano fuera de Alfara, yo fui creciendo y encontraba aquel pueblo aburrido, fueron tiempos de mucha lectura y algún rato escuchando radio Andorra, hoy desaparecida.

Desde la torre, al fondo de verdes huertas de la vega valenciana, se divisaba el mar, mis ojos lo añoraban. Hoy desde la bahía de Jávea escribo estos recuerdos; aquí estoy junto a mi querido Mediterráneo, pero en mi soledad echo de menos la vida patriarcal de la casa de Alfara.

Jávea. Julio 1985
M.ª Desamparados Navarro Hernández

Bibliografia completa Desamparados Navarro Hernández, «Recuerdos» (1985). Programa de festes 1985, pàgina 38.
Etiquetes programes de festes, història, etnologia, patrimoni
Data de publicació Dimarts 11 de gener de 2022
0 respostes

Deixa una resposta

Vols unir-te a la conversa?
No dubtis a contribuir!

Deixa un comentari

L'adreça electrònica no es publicarà.